en la web en la Biblia
 
           
Otros utensilios
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más El tabernáculo Ver más El tabernáculo
 

'Harás también sus platos, sus cucharas, sus cubiertas y sus tazones, con que se libará; de oro fino los harás.' (Éxodo 25:29).

'También sus despabiladeras y sus platillos, de oro puro.' (Éxodo 25:38).

'Sobre la mesa de la proposición extenderán un paño azul, y pondrán sobre ella las escudillas, las cucharas, las copas y los tazones para libar; y el pan continuo estará sobre ella.' (Números 4:7).

'Tomarán un paño azul y cubrirán el candelero del alumbrado, sus lamparillas, sus despabiladeras, sus platillos, y todos sus utensilios del aceite con que se sirve.' (Números 4:9).

Además de los grandes e importantes objetos del tabernáculo, como el altar, el candelabro, el arca, etc. había también una serie de ellos que prácticamente podían pasar desapercibidos, dada la menor relevancia que tenían y la escasez de datos que hay recogidos sobre ellos. Pero su importancia queda establecida por el hecho de ser necesarios para el uso de los objetos más grandes. De hecho, los objetos más grandes podrían ser inutilizables sin los pequeños. Si el candelabro no se limpia, si no se recarga el aceite, si no se corta la mecha gastada, no alumbrará. De manera que lo grande necesita de lo pequeño. Una lección que tenemos la tendencia a olvidar.

Dios tiene en cuenta esos objetos pequeños, como demuestra el hecho de que fueran contabilizados a la hora de recoger el tabernáculo, habiendo quienes estaban encargados de tal responsabilidad. Si él valora lo pequeño tengamos cuidado nosotros de no infravalorarlo. También es factible que nosotros hagamos acepción de personas entre el pueblo de Dios, midiendo, según nuestros criterios, a unos como grandes y hasta imprescindibles y a otros como secundarios y prescindibles. Pero estos utensilios y vasos pequeños del santuario deberían enseñarnos a no hacer esa clase de discriminaciones que Dios no hace.

A estos utensilios se refiere el pasaje de Números 31:6 en el que Finees, nieto de Aarón y quien ya había dado pruebas de su celo por Dios (Números 25:7-8), va a la guerra con los vasos del santuario.

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638