en la web en la Biblia
 
           
Mateo
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento
 

El sueño de José de Daniele Crespi

Contenido

El evangelio de Mateo se puede dividir en cinco partes:

La llegada del Rey (1:1-4:11).
Mateo demuestra por la genealogía que Cristo es el Hijo de David, la simiente de la promesa; que en armonía con las profecías nació de una virgen en Belén y su llegada fue preparada por Juan el Bautista; relata su bautismo y tentaciones.

La proclamación del Reino (4:12-16:12).
Tras ser apresado Juan el Bautista, Jesús escoge a sus primeros discípulos y comienza su misión en Galilea (4:12-25). En el Sermón del Monte, Cristo promulga la ley del Reino, cuya justicia está en contraste con la de escribas y fariseos (5-7). Tras la enseñanza hay una serie de milagros, intercalados con breves enseñanzas y el llamamiento de Mateo, que dan clara evidencia del poder y misericordia de Jesús y muestran su autoridad para establecer el Reino y proclamar sus leyes (8:1-9:38). Después se incluye la lista de los doce apóstoles y su comisión para anunciar el Reino a la casa de Israel (10). Los milagros y enseñanza de Jesús suscitan la pregunta de Juan desde la cárcel, la abierta oposición de fariseos y escribas y la interferencia de su familia (11:1-12:50), sustituyendo Cristo la enseñanza clara por las parábolas (13:1-53), culminando la oposición finalmente en su rechazo en la sinagoga de Nazaret, la muerte de Juan el Bautista a manos de Herodes y la exposición y condenación de la hipocresía y maldad de los dirigentes de la nación (13:54-16:12).

La afirmación pública de su soberanía real (16:13-23:39).
En esta sección el evangelista muestra cómo Cristo instruye a sus discípulos sobre su persona y obra. El Señor da lugar a que Pedro le confiese como Mesías (16:13-20) y les enseña en tres ocasiones que debe sufrir y morir, pero que resucitará. En relación con esos anuncios está la narración de la transfiguración y la liberación del endemoniado, con una enseñanza sobre la abnegación en el discipulado, el deber de pagar los impuestos, el espíritu humilde y perdonador del verdadero discípulo, el divorcio, la actitud hacia los niños, el peligro de las posesiones terrenales, la gracia soberana de la recompensa en el Reino y el espíritu de servicio (16:21-20:28). En Jerusalén es aclamado, entrando en la ciudad como el Hijo de David y ejerciendo su autoridad en el templo. Declara el rechazo de Israel, responde a las preguntas de sus enemigos y pronuncia siete ayes contra escribas y fariseos (20:29-23:39).

El sacrificio del Rey (24:1-27:66).
Mateo muestra que Cristo, rechazado por los judíos, prepara a sus discípulos para su muerte sacrificial revelando su futuro regreso en gloria y avisando a sus seguidores para que aguarden debidamente el día de su vuelta (24:1-25:46). Tras comer la Pascua e instituir la Cena, es entregado por Judas, condenado por el Sanedrín y Pilato y crucificado (26:1-27:66).

El triunfo del Rey (28:1-20).
El evangelio resalta que Jesús resucitó de los muertos y así demostró plenamente su afirmación de soberanía real. Se muestra evidencia de la resurrección y claramente Cristo mismo declara su autoridad plena sobre todas las cosas.

Características

Este evangelio presenta un ordenamiento característicamente judío. La genealogía consiste de tres grupos de catorce eslabones de generaciones cada uno (capítulo 1). Hay siete bienaventuranzas (capítulo 5), siete peticiones en el Padrenuestro (capítulo 6), siete parábolas (capítulo 13) y siete ayes contra escribas y fariseos (capítulo 23).
Tiene un aspecto más judío que los otros sinópticos. Su tema predominante es el Rey y su Reino. Los cinco grandes discursos que contiene (el Sermón del Monte, 5-7; la comisión a los apóstoles, 10; las parábolas del Reino, 13; el discurso sobre la Iglesia, 18; el discurso escatológico, 23-25) hacen todos referencia al Reino, sacándose a luz que la misión de Cristo es a los judíos y que el establecimiento del Reino es la restauración del trono caído de David (capítulo 1; 2:2; 10:5,6; 15:24; 19:28) etc. Pero no hay que pensar que excluye a los gentiles de la salvación, pues claramente anuncia una esperanza para ellos e incluso predice que el Reino será quitado de Israel por su incredulidad (2:1-13; 8:10-12; 15:28; 21:43; 22:1-14). El primer evangelio alude al Antiguo Testamento más que los otros tres; subraya que el Nuevo Testamento revela el cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento; que Cristo nació, ministró, sufrió, murió y resucitó tal como los profetas habían anunciado. Mateo contiene más de 40 citas, mientras que Marcos contiene 21 y 22 Lucas. El uso característico de 'entonces se cumplió' muestra la importancia que Mateo da a la teleología divina en la historia (1:22; 2:17,23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:35; 21:4; 27:35).

Composición

El evangelio de Mateo indudablemente fue escrito para los judíos, habiendo de hecho una antigua tradición que afirma que lo escribió en lengua hebrea. La genealogía de Jesús retrocede hasta Abraham, padre del pueblo hebreo; en armonía con los principios judíos las afirmaciones sobre Jesús y su obra descansan en los profetas. En ninguno de los otros evangelios se expone tan claramente la falsedad de escribas y fariseos.
Siendo la intención demostrar que Jesús es el Mesías, el evangelista echa mano de todo el material a su disposición para ello. Aparte de la genealogía, las profecías se han cumplido en el nacimiento de Cristo (1:23); el lugar de su nacimiento (2:6); su huida a Egipto (2:15); la matanza de los inocentes (2:18); su residencia en Nazaret (2:23); el ministerio de su heraldo (3:3; 11:10); su traslado a Capernaúm (4:15-16); la sanidad de los enfermos (8:17); su disposición de siervo (12:18-21); su enseñanza por parábolas (13:34-35); su entrada en Jerusalén (21:4-5); su rechazo por los dirigentes (21:42); su identidad como Señor de David (22:44); su abandono por los discípulos (26:31); el precio de su traición (27:9); el reparto de sus vestiduras (27:35) y su grito de agonía (27:46). Solo Mateo recoge la afirmación: 'No he venido para abrogar sino para cumplir' (5:17) y 'No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel' (15:24). En siete ocasiones diferentes Jesús es llamado Hijo de David (1:1; 9:27; 15:22; 20:30,31; 21:9,15). Aunque los aspectos sacerdotal y profético de Cristo están presentes, en este evangelio resalta el de Rey.
En cuanto al tiempo en que Mateo escribió su evangelio pudo ser entre los años 63 y 67, quedando sin determinar el lugar donde lo compuso.

Importancia

Este evangelio está puesto adecuadamente al principio del Nuevo Testamento, formando parte del fundamento sobre el que la estructura del Nuevo Testamento sería levantada. Y entre los evangelios, que constituyen ese fundamento, está puesto en primer lugar, siendo el vínculo de conexión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Al igual que el Antiguo Testamento se refiere a los judíos solamente, el evangelio de Mateo fue escrito para ellos, estando claramente relacionado con el Antiguo Testamento por sus continuas referencias a los profetas. El valor espiritual permanente de este evangelio es que presenta a Cristo como el prometido desde la antigüedad y en armonía con la literatura profética como el Rey, ante el cual la Iglesia de todas las edades debe postrarse en adoración.

TABLA CRONOLÓGICA DE LOS DOCUMENTOS DEL NUEVO TESTAMENTO
Fecha Emperador Mateo Marcos Lucas Juan Pablo Desconocido Santiago Pedro Judas
53 Claudio 1 y 2 Tesalonicenses
56 Nerón Filipenses
57 1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
58 Romanos Carta
61 Colosenses
Efesios
Filemón
63 Evangelio
64 1 Carta
65 Hechos 1 Timoteo
Tito
66 Evangelio 2 Carta
67 Evangelio 2 Timoteo Hebreos Carta
95 Domiciano Apocalipsis
98 Trajano Evangelio
Cartas

Mapa de Tierra Santa en el tiempo de Cristo
© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638