en la web en la Biblia
 
           
Hechos de los Apóstoles
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento
 

La conversión de Saulo por Miguel Ángel

Contenido

El contenido de este libro se divide en dos partes principales, según el centro eclesiástico predominante, Jerusalén o Antioquía, y el personaje, Pedro o Pablo, que destaca:

Fundación de la Iglesia en Jerusalén y primera expansión (1:1-12:25).
Comienza con las últimas palabras de Cristo a sus discípulos, la ascensión, la elección de un apóstol en lugar de Judas, el cumplimiento de la promesa en el derramamiento del Espíritu Santo y la conversión de tres mil personas (1:1-2:47). Luego acontece la sanidad del cojo por Pedro y Juan, su testimonio de Cristo en el templo, por el que son apresados, su liberación por el miedo de sus enemigos al pueblo y su acción de gracias a Dios (3:1-4:31). Se describe la condición de la iglesia, compartiéndolo todo, y el castigo contra Ananías y Safira por su engaño (4:32-5:11). Por sus palabras y obras los apóstoles son apresados de nuevo, pero liberados por un ángel, siendo llevados al concilio y soltados tras ser amenazados (5:12-42). La murmuración de los griegos lleva a la designación de siete diáconos, uno de los cuales, Esteban, realiza milagros entre el pueblo, testificando luego ante el concilio, convirtiéndose en el primer mártir (6:1-7:60), desatándose la primera persecución contra la iglesia, resultando en la dispersión de los creyentes, la obra de Felipe en Samaria, la conversión de Saulo y la sanidad de Eneas y resurrección de Dorcas por Pedro (8:1-9:43). Luego se relata la visión del lienzo que tiene Pedro y su consecuente predicación en casa de Cornelio, con la defensa de su proceder ante los hermanos de Judea (10:1-11:18). Con la fundación de la iglesia de Antioquía, el martirio de Jacobo y el encarcelamiento y milagrosa liberación de Pedro, acaba esta sección (11:19-12:25).

Expansión de la Iglesia desde Antioquía (13:1-28:31).
De Antioquía parten Saulo y Bernabé en el primer viaje misionero, visitando Chipre, Antioquía de Pisidia, Iconio, Listra y Derbe, de donde regresan a Antioquía (13:1-14:28). Se describe el relato del concilio de Jerusalén y sus resoluciones que afectan a los gentiles (15:1-34). Tras su disputa con Bernabé, Pablo parte en su segundo viaje misionero con Silas, pasando por Cilicia a Derbe, Listra, Iconio y Troas, de donde pasa a Europa por la visión del varón macedonio, visitando Filipos, Tesalónica, Berea, Atenas y Corinto, predicando el evangelio y fundando iglesias. Este segundo viaje misionero es de consolidación, de la obra hecha en el primero, y de extensión añadida. De Corinto vuelve a Jerusalén y Antioquía (15:35-18:22). Poco después Pablo comienza su tercer viaje misionero, yendo por Asia Menor, quedándose en Éfeso más de dos años, y pasando a Corinto, de donde regresa a Jerusalén vía Troas, Éfeso y Cesarea (18:23-21:16). En Jerusalén los judíos procuran matarlo, ocasionando su defensa en las escalinatas de la fortaleza una ira aún mayor contra él, que desemboca en la resolución de matarlo (21:17-23:14). Una conspiración descubierta provoca que Pablo sea llevado a Cesarea, donde defiende su caso ante Félix, Festo y Agripa, apelando a César (23:15-26:32). De Cesarea es enviado a Roma, sufriendo el naufragio en el camino, realizando milagros de sanidad en Malta y llegando a su destino, donde predica el evangelio a los judíos y queda encarcelado en Roma dos años (27:1-28:31).

Características

Mapa de los viajes del apóstol Pablo
El gran rasgo que define a Hechos es que muestra la fundación de las iglesias y su organización primaria. Comenzando en Jerusalén (2:41-47), sigue en Judea, Galilea y Samaria (9:31), Antioquía (11:26), Asia Menor (14:23; 16:5), Filipos (16:40), Tesalónica (17:10), Berea (17:14), Corinto (18:18) y Éfeso (20:17-38). En el capítulo 6 se ordenan los primeros diáconos y en 14:23 y 20:17-38 se nombran los ancianos, también llamados obispos.

La narración se centra en dos personas, Pedro y Pablo, estableciendo el primero la iglesia judía y el segundo la gentil. Consecuentemente hay alocuciones de ambos apóstoles, como el sermón de Pedro en Pentecostés (2:14-36), en el templo (3:12-26), su defensa ante el Sanedrín (4:8-12; 5:29-32), su sermón en casa de Cornelio (10:34-43) y su defensa ante los hermanos en Judea (11:4-18). En estos mensajes de Pedro, salvo el último, lo que predomina es Cristo y su obra (2:36; 3:13; 4:12; 5:31; 10:43). De Pablo contiene los sermones predicados en Antioquía (13:16-41), Listra (14:15-18), Atenas (17:22-31), su alocución a los ancianos de Éfeso (20:18-35), su defensa ante los judíos desde las escaleras de la fortaleza (22:1-21), ante el Sanedrín (23:1-6) y ante Félix y Agripa (24:10-21; 26:2-29). Igualmente los sermones de Pablo se centran en Cristo (13:38; 17:31; 22:8; 26:14).

Los muchos milagros registrados en Hechos constituyen uno de sus rasgos característicos. Además de los milagros que no están descritos y que hubo muchas 'señales y maravillas' realizadas por los apóstoles (2:43; 5:12,15,16), por Esteban (6:8), por Felipe (8:7), por Pablo y Bernabé (14:3) y también por Pablo solo (19:11,12; 28:1-9), específicamente se citan los siguientes: Don de lenguas (2:1-11), sanidad del cojo (3:1-11), temblor del lugar de oración (4:31), muerte de Ananías y Safira (5:1-11), liberación de Pedro y Juan (5:19), arrebatamiento de Felipe (8:39,40), curación de Eneas (9:34), resurrección de Dorcas (9:36-42), recuperación de la vista de Pablo (9:17), liberación de Pedro (12:6-10), muerte de Herodes (12:20-23), ceguera de Elimas (13:6-11), sanidad del cojo en Listra (14:8-11), liberación de la muchacha de Filipos (16:16-18), la cárcel en Filipos sacudida (16:25,26), Eutico resucitado (20:9-12), Pablo indemne tras la mordedura de la víbora (28:1-6), el padre de Publio y otros sanados (28:8,9). En ese sentido, Hechos muestra un despliegue de poder sobrenatural, que convierte esa etapa inicial de la Iglesia en paralela a las que hubo en el Antiguo Testamento, durante el ministerio de Moisés y los de Elías y Eliseo, con la diferencia de que en Hechos los milagros se efectúan para exaltar el nombre de Jesús (3:6,16; 4:10,30; 16:18).

Mapa del libro de los Hechos
Pero además de los milagros, Hechos muestra que la persecución por el evangelio es una realidad constante, desde el mismo principio hasta el final (4:3; 5:18; 7:58; 9:23; 12:2-3; 13:50; 14:5,19; 16:23; 17:5; 19:29; 20:3; 21:30; 23:12; 24:5), confirmándose así las palabras de Jesús (Lucas 21:12).

De la misma manera que los evangelios son selectivos en su contenido, así ocurre con Hechos, por lo que no hay que esperar que de forma exhaustiva describa todo lo que ocurrió en todas partes en aquellas primeras décadas. Si en los primeros capítulos el protagonista que lleva el peso del relato es Pedro, acompañado de Juan, más los diáconos Esteban y Felipe, a partir del capítulo 13 la figura principal es Pablo. De manera que el avance del evangelio es hacia el norte y el oeste, siguiendo los pasos del apóstol. Pero ¿hubo expansión hacia el sur o el este? ¿qué hicieron los otros apóstoles? Hechos guarda silencio sobre estas preguntas, porque la intención de Lucas no es ser exhaustivo sino selectivo.

Hay un movimiento centrífugo en el libro, en el sentido de que del centro donde nace la Iglesia, Jerusalén, parten ondas expansivas que se van ampliando cada vez más en la geografía, abarcando Judea, Samaria, Asia Menor, Grecia y finalmente Roma. Hay un epicentro donde se ha producido la conmoción espiritual, que va a tener sus repercusiones a lo largo y a lo ancho; es como la caída de una piedra en el centro de un estanque, cuyas ondas expansivas en el agua llegan hasta las orillas. Pero no solamente en lo geográfico, también en lo étnico y religioso el libro muestra que se traspasan fronteras que habían sido infranqueables, como son que el evangelio va más allá del pueblo judío y sus prosélitos (8:26-39) a los samaritanos (8:5-17) y los paganos (11:20), venciendo inercia (8:1,4) y reticencias (10:9-16). Todo esto muestra la fuerte carga misionera de la Iglesia que presenta el libro. Es importante tener en cuenta que ese esfuerzo misionero se dirigió hacia localidades de importancia secundaria, pero también hacia los grandes centros urbanos y así ciudades tan destacadas como Éfeso, Corinto, Atenas o Roma, fueron objeto de las tareas evangelizadoras. A Éfeso se le puede considerar capital de la religiosidad, a Corinto capital de la inmoralidad, a Atenas capital de la filosofía y a Roma capital de la política; pero en todas ellas el evangelio echó raíces, lo que da testimonio de su poder.

El libro de Hechos es un libro de cumplimiento, porque muestra que las antiguas promesas del Antiguo Testamento sobre el derramamiento del Espíritu Santo (Isaías 32:15; Joel 2:28) se han cumplido, lo mismo que los anuncios sobre el alcance de la bendición a los gentiles (Génesis 12:3; Isaías 49:6). Esta incorporación de los gentiles a la salvación provocará un debate doctrinal en el seno de la Iglesia. Primero por el caso de Cornelio, que sin estar circuncidado recibe el evangelio, lo cual suscitará la animosidad de algunos (11:3); segundo, por la fundación de iglesias con fuerte predominio gentil en el primer viaje misionero de Pablo y Bernabé, lo que dará pie a que otros exijan que los gentiles se circunciden (15:1). El concilio de Jerusalén solventará la cuestión doctrinal, estableciendo el importante precedente de que la circuncisión no es necesaria para la salvación (15:24).

Mapa del Imperio romano en la época del Nuevo Testamento

Composición

El destinatario directo de Hechos es el mismo que el evangelio de Lucas, esto es, Teófilo (1:1), aclarándose ya desde el principio que Hechos es una continuación del evangelio, citando Lucas pormenores en el relato y estableciendo una conexión entre los sucesos y la historia secular (12:1; 18:2; 23:26; 25:1), tal como hizo en el evangelio.

En cuanto a la fecha en que fue escrito tuvo que ser después del año 63, ya que al final del libro Lucas menciona que Pablo llevaba en Roma dos años (28:30). Pero al terminar el libro con ese dato y no decir nada de la muerte de Pablo, que ocurrió en el año 67, hay que situar su composición entre esas dos fechas, pudiendo haber sido escrito en Roma.

Importancia

Hechos de los apóstoles está relacionado inseparablemente con los evangelios y muestra cómo el evangelio quedó incorporado en la vida e institución de la Iglesia. La siembra de la preciosa semilla que fue confiada a los apóstoles resultó en el nacimiento y expansión de la Iglesia a partir de tres grandes centros del mundo de entonces: Jerusalén, capital del mundo judío; Antioquía, centro de cultura griega; Roma, capital del mundo. Los evangelios contienen el relato de lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar, mientras que Hechos muestra lo que continuó haciendo y enseñando mediante el ministerio de los suyos. Mientras que en los evangelios Jesús prohíbe a los apóstoles anunciar que él es el Mesías, en Hechos predican repetidamente que él es el Cristo y su resurrección.

La forma en que termina el libro, que es inconclusa, como con una especie de puntos suspensivos, indica que Hechos no es una obra terminada, es decir, que la predicación del evangelio es una tarea que cada generación debe hacer suya, cumpliendo así el mandato que está puesto al principio de este libro, de ser testigos de Cristo 'hasta lo último de la tierra' (1:8).

TABLA CRONOLÓGICA DE LOS DOCUMENTOS DEL NUEVO TESTAMENTO
Fecha Emperador Mateo Marcos Lucas Juan Pablo Desconocido Santiago Pedro Judas
53 Claudio 1 y 2 Tesalonicenses
56 Nerón Filipenses
57 1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
58 Romanos Carta
61 Colosenses
Efesios
Filemón
63 Evangelio
64 1 Carta
65 Hechos 1 Timoteo
Tito
66 Evangelio 2 Carta
67 Evangelio 2 Timoteo Hebreos Carta
95 Domiciano Apocalipsis
98 Trajano Evangelio
Cartas

CRONOLOGÍA DE LA VIDA DEL APÓSTOL PABLO
Fecha Suceso
37 Conversión de Pablo
40 Primera visita a Jerusalén
44 Comienzo de su obra en Antioquía
45-48 Primer viaje misionero
50 Delegado en el concilio de Jerusalén
51-53 Segundo viaje misionero
54-58 Tercer viaje misionero
58-60 Preso en Jerusalén y Cesarea
61 Llegada a Roma
61-63 Primer encarcelamiento en Roma
63-67 Periodo entre el primer y segundo encarcelamiento
67 o 68 Segundo encarcelamiento y martirio
© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638