en la web en la Biblia
 
           
Habacuc

Escultura de Habacuc (Donatello)Muy poco se conoce de la vida de este profeta, excepto lo que se puede inferir del mismo libro. Tampoco es posible determinar con precisión la fecha de la profecía. Por 1:5,6 parece que se refiere a una época un poco anterior a la de que los caldeos subieran al poder. Los caldeos estuvieron en el poder del año 625 al 539-8, por tanto, el ministerio de Habacuc se pudo haber efectuado bajo Manasés. Sin embargo, es probable que 1:6 se refiera a los caldeos como una amenaza directa para Judá y como esa amenaza se llevó a cabo tras la batalla de Carquemis (605) muchos han pensado que Habacuc profetizó durante el reinado de Joacim.

El libro se puede dividir en cinco partes:

  1. La queja del profeta (1:2-4).
  2. La respuesta de Dios (1:5-10).
  3. La perplejidad del profeta (1:12-2:1).
  4. La respuesta de Dios (2:1-19).
  5. La oración del profeta (3).

1. La queja del profeta (1:2-4). Está motivada por la indignación que le produce ver la injusticia cotidiana y prevaleciente, agravada por la tardanza de Dios en intervenir.

2. La respuesta de Dios (1:5-10). En la que Dios anuncia la justicia retributiva que está a punto de hacer valer. Los caldeos serán su instrumento poderoso.

3. La perplejidad del profeta (1:12-2:1). ¿Cómo puede Dios usar instrumentos tan viles para ejecutar su justicia? ¿Cómo conciliar la santidad suya con la maldad de ellos?

4. La respuesta de Dios (2:1-19). Es doble; por un lado declarando la necesidad de depender y confiar en su sabiduría al hacer lo que va a hacer. La segunda mitad de 2:4 se va a convertir en el texto áureo que el apóstol Pablo empleará para exponer que la justicia de Dios se recibe por la fe (Romanos 4.4). Por otro lado manifestando la justicia retributiva hacia el instrumento que va a usar (los caldeos) mediante una serie de ayes (6,9,12,15,19). Así pues, primero los usa y luego les juzga. Luego Dios no es cómplice de su iniquidad.

5. La oración del profeta (3). Compuesta de una petición (3:1-2), la descripción de una majestuosa teofanía (3:3-16) y otra súplica. La teofanía es gloriosa (3), poderosa (4), abrumadora (6), cósmica (11), salvadora (11) y judicial (12).

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638