en la web en la Biblia
 
           
Gálatas
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento
 

Manuscrito de la carta a los Gálatas

Contenido

Gálatas se divide en tres partes:

Pablo defiende su apostolado (1:1-2:21).
Tras la introducción usual el apóstol señala el motivo de su escrito (1:1-10). En defensa de su apostolado muestra que fue llamado por Dios y recibió el evangelio por revelación directa, no habiendo tenido ocasión de aprenderlo de los otros apóstoles (1:11-24); que los apóstoles mostraron su acuerdo con él al no exigir la circuncisión de Tito y por reconocer su misión a los gentiles (2:1-10); que había reprendido a Pedro cuando esta 'columna de la iglesia' no andaba conforme a la doctrina de la gracia (2:11-21).

Pablo defiende la doctrina de la justificación (3:1-4:31).
El apóstol muestra que los gálatas recibieron el Espíritu Santo por la fe (3:1-5); que Abraham fue justificado por la fe (3:6-9); que la liberación de la maldición de la ley es posible sólo por la fe (3:10-14) y que la ley meramente tiene un carácter transitorio, entre la promesa y su cumplimiento (3:15-29). Compara al judaísmo con un hijo menor de edad y al cristianismo con un hijo que ha alcanzado la mayoría (4:1-7); amonesta a los gálatas para que, conscientes de su privilegio, no vuelvan a los rudimentos del conocimiento (4:8-20), afirmando que el judaísmo es como el hijo de Agar, mientras que los cristianos son como el hijo de Sara (4:21-31).

Exhortaciones prácticas (5:1-6:18).
Los gálatas son exhortados a permanecer en su libertad cristiana (5:1-12), una libertad que no es licencia para la desobediencia (5:13-18). Las obras de la carne y los frutos del Espíritu se contrastan, debiendo los gálatas evitar las primeras y procurar los segundos (5:19-26). Se señala la manera correcta de tratar con el débil y errado, mostrando que se cosecha lo que se siembra (6:1-10). Con un breve resumen y bendición acaba la carta (6:11-18).

Características

La carta a los Gálatas tiene bastante en común con la de Romanos, pues en ambas se trata el mismo tema general, es decir que el hombre es justificado ante Dios sin las obras de la ley. Se cita el mismo pasaje del Antiguo Testamento en Romanos 4:3 y Gálatas 3:6, elaborándose el mismo argumento, que la promesa pertenece a los que tienen fe como Abraham antes de que fuera circuncidado. En ambas cartas el apóstol procura reconciliar que la ley es de Dios con su argumento de que no era vinculante para los cristianos. Aparte de esas similitudes hay varias coincidencias verbales y pasajes paralelos en esas cartas, pudiendo citarse Romanos 8:14-17 y Gálatas 4:5-7; Romanos 6:6-8 y Gálatas 2:20; Romanos 13:13,14 y Gálatas 5:16,17.

Pero también hay destacadas diferencias entre ambas. En la carta a los Romanos no hay un encontronazo de Pablo con los que son hostiles a la verdad ni adversarios personales, de ahí que esté escrita en un espíritu pacífico y su polémica es sólo indirecta. En cambio, en Gálatas había quienes pervertían la doctrina de la cruz y ponían la autoridad de Pablo en cuestión. Como resultado es uno de los escritos más controversiales del apóstol, un estallido de indignación, escrito en tono encendido.

El estilo de la carta es único al unir dos extremos afectivos del carácter del apóstol, como son su severidad y ternura. A veces habla en tono frío y severo, como si apenas reconociera a los gálatas como hermanos, para dar paso a una añoranza por ellos. Es difícil imaginar algo más solemnemente severo que los versículos iniciales de la carta y 3:1-5. Pero es igualmente difícil concebir algo más tierno y afectuoso que las apelaciones que hay en 4:12-16,18-20. Hay una mezcla de dura invectiva y tierna apelación.

Las iglesias de Galacia

Mapa del Nuevo Testamento - Galacia
Entre las cartas de Pablo ésta es la única que no va dirigida a una iglesia sino a varias. Pero ¿qué iglesias son esas? Todo depende de lo que se entienda por Galacia, pero si se da por hecho que se trata de la región administrativa y política del Imperio donde el apóstol fundó las iglesias en esa región en su primer viaje, entonces hay que concluir que se trata de Antioquía de Pisidia, Iconio, Listra y Derbe.

Estas iglesias estaban compuestas principalmente de cristianos gentiles, pero también contenían un importante elemento judío, lo que se puede deducir de Hechos 13 y 14. Los gentiles estaban deseosos de recibir la verdad (13:42,46-48; 14:1), mientras que los judíos estaban muy divididos, aceptando algunos la palabra (13:43; 14:1) y rechazándola otros con desdén y maltratando a los mensajeros de la cruz (13:45,50; 14:2,5,19). Todo ello es corroborado en la carta, que se dirige mayormente a los gentiles que no habían aceptado la circuncisión pero habían sido presionados para que la aceptaran, a fin de participar en las bendiciones hechas a Abraham. El apóstol describe a la mayoría de los miembros de la congregación en 4:8, dando por supuesto que son gentiles, aunque por 3:23-25,28 también considera que hay judíos. Es posible que los gentiles de la iglesia hubieran sido anteriormente prosélitos del judaísmo y que hubieran asistido a la sinagoga antes de conocer el evangelio, lo cual se puede deducir de Hechos 13:43; 14:1 y de que el apóstol presupone una familiaridad de sus lectores con el Antiguo Testamento.

Composición

Una vez que Pablo hubo predicado el evangelio a los gálatas y los había visto comenzar bien en el camino de la salvación, los maestros judaizantes hicieron acto de presencia, celosos por sus prerrogativas judías. Tal vez eran emisarios enviados desde Jerusalén que abusaron de la comisión que se les había encomendado o asumieron una autoridad que no poseían. No combatían al cristianismo como tal sino que pretendían meterlo en un molde judío. Cada convertido al cristianismo debía someterse a la circuncisión, si no a toda la ley ceremonial. Su enseñanza era opuesta a la doctrina del apóstol, pudiendo mantenerla solamente desacreditando al apóstol, de ahí que procuraran socavar su influencia personal y menospreciaran su autoridad apostólica, afirmando que no había sido llamado por Dios y que había recibido la verdad de segunda mano, a través de los doce. Parece que Pablo, cuando visitó por última vez a las iglesias de los gálatas ya se había enfrentado a tales enemigos (1:9), pero ahora sabía que su influencia aumentaba y que estaban logrando convencer a los gálatas para que abandonaran sus privilegios cristianos, con lo cual virtualmente, aunque tal vez inadvertidamente, negaban a Cristo (3:1; 4:9-11,17; 5:7,8,10). De ahí que se sintiera impulsado a escribirles.

El propósito fue doble. Primero era necesario defender su autoridad apostólica, demostrando que Dios le había llamado e impartido la verdad del evangelio mediante una revelación directa. Además era necesario exponer el error judaizante y defender la doctrina de la justificación.

Importancia

El valor de esta carta tiene vigencia permanente para la Iglesia. Es esencialmente una defensa de la doctrina de la gracia y de la libertad cristiana frente a las ataduras legales del Antiguo Testamento. La gran exhortación central de la carta es: 'Estad firmes en la libertad con la que Cristo nos hizo libres y no estéis de nuevo sujetos al yugo de esclavitud.' (5:1). El camino del ritual no es el camino de la vida.

TABLA CRONOLÓGICA DE LOS DOCUMENTOS DEL NUEVO TESTAMENTO
Fecha Emperador Mateo Marcos Lucas Juan Pablo Desconocido Santiago Pedro Judas
53 Claudio 1 y 2 Tesalonicenses
56 Nerón Filipenses
57 1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
58 Romanos Carta
61 Colosenses
Efesios
Filemón
63 Evangelio
64 1 Carta
65 Hechos 1 Timoteo
Tito
66 Evangelio 2 Carta
67 Evangelio 2 Timoteo Hebreos Carta
95 Domiciano Apocalipsis
98 Trajano Evangelio
Cartas

CRONOLOGÍA DE LA VIDA DEL APÓSTOL PABLO
Fecha Suceso
37 Conversión de Pablo
40 Primera visita a Jerusalén
44 Comienzo de su obra en Antioquía
45-48 Primer viaje misionero
50 Delegado en el concilio de Jerusalén
51-53 Segundo viaje misionero
54-58 Tercer viaje misionero
58-60 Preso en Jerusalén y Cesarea
61 Llegada a Roma
61-63 Primer encarcelamiento en Roma
63-67 Periodo entre el primer y segundo encarcelamiento
67 o 68 Segundo encarcelamiento y martirio
© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638