en la web en la Biblia
 
           
Filipenses
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento
 

Canto Gregoriano basado en el segundo capítulo de Filipenses versículos del ocho al diez

Contenido

Filipenses se divide en cinco partes:

Situación de Pablo (1:1-26).
El apóstol se dirige a los filipenses en el modo usual (1:2) y luego les agradece su participación en la obra del evangelio, haciéndoles saber su oración por su crecimiento espiritual, el fruto obtenido en su encarcelamiento y sus sentimientos y deseos personales (3-26).

Exhortación a imitar a Cristo (1:27-2:18).
Exhorta a los filipenses a luchar por la unidad ejerciendo la necesaria abnegación (1:27-2:4), señalando el modelo de Cristo Jesús, quien se humilló y fue glorificado por Dios (2:5-11), expresando su deseo de que sigan el ejemplo del Señor (12-18).

Esfuerzos de Pablo en favor de los filipenses (2:19-30).
Quiere enviarles a Timoteo para que sepan de su estado, enviándoles previamente a Epafrodito.

Avisos contra el judaísmo (3:1-21).
El apóstol avisa a la iglesia contra los judaizantes que se jactaban en la carne, prerrogativa que él mismo tenía (3:5-6) y a la que renunció para obtener algo mucho mejor, el conocimiento de Cristo y la participación en su resurrección (3:8,10). Les avisa para que no imiten el proceder de quienes sólo piensan en lo terrenal (3:19), empleando expresiones que pueden aludir a los judaizantes o a los materialistas sin más.

Exhortaciones y saludos finales (4:1-23).
Exhorta a los filipenses a evitar las disensiones (1-3), les exhorta a estar gozosos, a estar libres del afán, a pensar en lo bueno (4-9), agradeciendo sus donativos, invocando una bendición sobre su amor (10-20) y terminando la carta con salutaciones y una bendición (21-23).

Características

Esta carta es una de las más personales del apóstol Pablo, pareciéndose en ese aspecto a 2 Corintios. Contiene algo de doctrina y la que hay está con propósitos prácticos, incluso el pasaje de 2:6-11. El apóstol, con la perspectiva de un posible martirio, aunque con la esperanza de una pronta liberación, abre su corazón a esta amada congregación. Habla de las bendiciones que sus trabajos en Roma han recibido, de la tensión en la que se halla y expresa su deseo de quedarse con ellos. Manifiesta su amor por los filipenses, se muestra preocupado por su bienestar espiritual y les expresa su profunda gratitud por su apoyo. Hay constantes expresiones de afecto (1:8; 2:12; 4:1). Aunque preso, se regocija y les exhorta a ellos a hacer lo mismo. Ese tono de gozosa gratitud recorre toda la carta (1:6,18; 2:2,17,18,28,29; 3:1; 4:1,4,10).

La carta no es controversial y hay muy poco que tenga carácter polémico. El apóstol avisa contra los promotores de errores que hay fuera de la iglesia, pero que pueden perturbar su paz y les previene contra sus ataques; alude a las disensiones, principalmente de naturaleza práctica, en la congregación y amonesta a sus lectores a ser pacíficos y abnegados; pero nunca asume una actitud polémica, como hace con los corintios y los gálatas. Aún más, la carta está exenta de toda denuncia y reprobación, estando escrita en un espíritu elogioso, porque el apóstol no tiene mucho que reprender y sí mucho que alabar en la iglesia de Filipos.

Los destinatarios de la carta no son sólo los miembros de la congregación sino que añade a los 'obispos y diáconos' (1:1). En ese aspecto la carta es única, siéndolo también los saludos al final de la misma. Por un lado son muy generales, pero por otro hacen mención a los de 'la casa de César' (4:22).

La iglesia en Filipos

Mapa del Nuevo Testamento - Filipos
La ciudad de Filipos, llamada anteriormente Crenides, debe su nombre a Filipo, rey de Macedonia, quien la reedificó y la hizo ciudad fronteriza entre su reino y Tracia. Tras la derrota de sus enemigos, Octavio hacia el año 42 a. C. determinó que fuera lugar de residencia para que los soldados romanos que se habían licenciado vivieran en ella. La constituyó colonia romana, con el especial privilegio del derecho itálico, que incluía la exención de ser supervisada por los gobernadores provinciales, la inmunidad de impuestos de propiedad y el derecho de propiedad sobre el suelo regulado por la ley romana. Esos privilegios atrajeron a muchos colonos, por lo que Filipos se convirtió en una ciudad de tamaño considerable. En Hechos 16:12 se la describe como 'la principal ciudad de esa parte de Macedonia y una colonia.'

Allí llegó Pablo cuando, hacia el año 52, en obediencia a la visión del varón macedonio, pasó de Asia a Europa, lo cual estaba en armonía con su práctica de predicar en los principales centros del imperio romano. Los judíos no eran numerosos en Filipos; no había sinagoga, por lo que el pequeño grupo de judíos y prosélitos se congregaban al lado del río para orar, siendo una de las acusaciones contra Pablo y Silas que eran judíos. En el lugar de oración los misioneros se dirigieron a las mujeres reunidas, produciéndose la conversión de Lidia, quien inmediatamente los recibió en su casa. Fue en Filipos donde Pablo y Silas fueron encarcelados, sucediendo la conversión del carcelero y su familia, tras lo cual partieron para Tesalónica.

Composición

La ocasión inmediata de la carta fue un donativo que Epafrodito trajo de parte de la iglesia para Pablo. Ya le habían enviado señales similares de su amor (4:15; 2 Corintios 11:9) y ahora, tras haberles faltado la oportunidad durante algún tiempo de comunicarse con él (4:10), de nuevo suplieron sus necesidades. A causa de la sobrecarga de trabajo por el reino de Dios, Epafrodito se había puesto enfermo en Roma. Al recuperarse, Pablo le envió inmediatamente de vuelta a Filipos, para disipar todos los posibles temores en cuanto a su condición, usando esa oportunidad para mandarles la carta.

Su propósito al escribirla era cuádruple. En primer lugar deseaba expresar su gratitud por la generosidad de los filipenses, especialmente porque testificaba de la abundancia de su fe. En segundo lugar deseaba manifestar su sincero amor por los filipenses, a los que consideraba su corona en el Señor. En tercer lugar se sentía responsable de avisarles contra los peligros dentro del rebaño y los enemigos fuera del mismo. Parece que había disensiones en la iglesia (1:27-2:17; 4:2,3), aunque no eran de carácter doctrinal sino de rivalidades personales y divisiones entre algunos miembros de la iglesia. En 3:2 el apóstol muy probablemente se refiere a los judaizantes. Finalmente, desea exhortar a su muy amada iglesia para que esté gozosa, a pesar de su encarcelamiento, y a llevar una verdadera vida cristiana.

Como la carta a los Efesios, la de los Filipenses fue escrita en Roma, refiriéndose al pretorio (1:13), que puede ser la guardia pretoriana o el tribunal supremo imperial, y aludiendo a la casa de César.

La carta fue escrita entre los años 61 y 63, quedando sin resolver si lo fue antes o después de las otras tres cartas de su primer encarcelamiento (Efesios, Colosenses y Filemón). La idea prevaleciente es que fue la última del grupo, para lo cual hay ciertos indicios. En 1:12 parece indicar que ya lleva tiempo en la cárcel, porque requiere tiempo que los filipenses se enteraran del encarcelamiento del apóstol, que le enviaran a Epafrodito a Roma, que supieran que había caído enfermo y luego que éste volviera de regreso a ellos con la carta. Por tanto, hacen falta cuatro viajes. Además Pablo supone que su caso se resolverá pronto, esperando una pronta liberación.

Importancia

Aunque la carta es de naturaleza práctica, tiene gran importancia doctrinal, conteniendo el pasaje sobre la humillación y exaltación de Cristo (2:6-11). Sin embargo, es de gran valor permanente su carácter práctico. Muestra la ideal relación entre Pablo y la iglesia de Filipos; aunque él está en una dura situación, se preocupa por el bienestar de la iglesia y la iglesia, aunque no tiene grandes medios, generosamente se sacrifica para suplir las necesidades del apóstol. Muestra a Cristo como el modelo de abnegación, renuncia y humillación que debe caracterizar a sus seguidores. Nos propone que nos esforcemos en conseguir 'el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús' (3:14). Finalmente, describe al cristiano satisfecho y gozoso, incluso en medio de la tribulación.

TABLA CRONOLÓGICA DE LOS DOCUMENTOS DEL NUEVO TESTAMENTO
Fecha Emperador Mateo Marcos Lucas Juan Pablo Desconocido Santiago Pedro Judas
53 Claudio 1 y 2 Tesalonicenses
56 Nerón Filipenses
57 1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
58 Romanos Carta
61 Colosenses
Efesios
Filemón
63 Evangelio
64 1 Carta
65 Hechos 1 Timoteo
Tito
66 Evangelio 2 Carta
67 Evangelio 2 Timoteo Hebreos Carta
95 Domiciano Apocalipsis
98 Trajano Evangelio
Cartas

CRONOLOGÍA DE LA VIDA DEL APÓSTOL PABLO
Fecha Suceso
37 Conversión de Pablo
40 Primera visita a Jerusalén
44 Comienzo de su obra en Antioquía
45-48 Primer viaje misionero
50 Delegado en el concilio de Jerusalén
51-53 Segundo viaje misionero
54-58 Tercer viaje misionero
58-60 Preso en Jerusalén y Cesarea
61 Llegada a Roma
61-63 Primer encarcelamiento en Roma
63-67 Periodo entre el primer y segundo encarcelamiento
67 o 68 Segundo encarcelamiento y martirio
© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638