en la web en la Biblia
 
           
UNIVERSIDADES

Mapa de las universidades en la Edad Media
Mapa de las universidades en la Edad Media
Ideas fundamentales.
Las universidades son un producto de la vida espiritual de la Edad Media, cuando eran al mismo tiempo instituciones eclesiásticas y seculares. Nacen en los siglos XII y XIII, cuando fueron llamadas "escuelas generales", como las de París y Bolonia, contrapuestas a otras instituciones denominadas escuelas "especiales" o "particulares". Sus características eran tres: eran instituciones para todo el que deseara estudiar, su enseñanza iba dirigida para el avance de la cristiandad y los que terminaban el curso de estudios considerados típicos y necesarios eran declarados dignos, tras examen, de propagar y enseñar el conocimiento que habían adquirido. Pero la universidad era algo más que una "escuela general", era una corporación jurídica. Tales organizaciones de profesores y estudiantes surgieron a finales del siglo XII, remodelando las escuelas y consiguiendo importantes privilegios. Dentro de esos organismos corporativos, o universitates magistrorum et scholarium, estuvieron las "facultades" de profesores y las "naciones" de estudiantes. Con el paso del tiempo la designación del órgano corporativo fue transferida al cuerpo de profesores y en Alemania studium generale y universitas fueron sinónimos desde el principio. El prototipo de la universidad se halla en París y Bolonia a principios del siglo XII, la primera dedicada a la teología y la segunda al derecho, pero ambas empleaban el mismo nuevo método. Se trataba de la consideración dialéctica de la teología y el derecho respectivamente, siendo el objetivo propuesto la eliminación dialéctica de las discrepancias entre los Padres de la Iglesia o los glosadores, la consideración de los pros y los contras y la conclusión final o sententia. En armonía con la doctrina medieval de la monarquía universal y la Iglesia universal, la teología y la jurisprudencia estuvieron en la vanguardia del interés. Las universidades fueron favorecidas con privilegios especiales, siendo el primero el Authentica habita del emperador Federico I (1158), que daba protección imperial a los que tenían que viajar a lugares distantes para estudiar, quedando exentos de la jurisdicción local y poniéndolos bajo el control del profesor u obispo. Una línea similar la siguió Felipe Augusto para la universidad de París en 1200 y los papas posteriormente otorgaron el derecho de conferir títulos y el denominado derecho de residencia.

Miniatura que escenifica una clase en la Sorbona
Miniatura que escenifica una clase en la Sorbona
Universidad de París; organización.
Hacia finales del siglo XII la universidad de París se formó por la unión de los profesores de las cuatro asignaturas de teología, derecho, medicina y artes. Gradualmente los profesores de las mismas asignaturas formaron asociaciones todavía más estrechas (originadas primordialmente por la necesidad de regular el otorgamiento de los títulos), lo que tuvo lugar en 1310-20. Hacia el mismo tiempo el término "facultad" se empleó para denotar primero la asignatura y luego el conjunto de aquellos que la enseñaban. Entre las facultades la de artes era la inferior, sirviendo como introducción a las otras tres. Enseñaba las siete artes liberales tradicionales y especialmente la filosofía aristotélica, mientras que en su estudio de la dialéctica preparaba el camino para la teología. La facultad de derecho, de manera semejante, estaba dedicada al derecho canónico. En esas mismas décadas los estudiantes estaban divididos, por razones de administración y disciplina, en cuatro "naciones", encabezadas cada una por su "procurador" escogido y unidas las cuatro bajo un "rector."

Los estudiantes de la facultad de artes obtuvieron pronto la ascendencia en la universidad, especialmente porque sus graduados eran al mismo tiempo estudiantes en las facultades superiores y hacia 1274 el rector de las naciones, que incluía toda la universidad excepto los profesores de las facultades superiores, se convirtió en cabeza de la facultad de artes. Hacia el mismo tiempo cada una de las otras facultades parece haber tenido un "decano" como su principal oficial, pero para 1341 el rector se había convertido en supremo sobre los decanos de medicina y derecho e incluso de teología, por lo que era el gobernante de toda la universidad, un desarrollo completado poco antes de la fundación de la primera universidad alemana (Praga, 1348).

Universidad de Bolonia.
Mientras tanto en Francia la educación había estado relacionada, desde el tiempo de Carlomagno, con los monasterios e iglesias, por lo que tanto profesores como estudiantes eran clérigos; en Italia el laicado también había sido instruido desde los días romanos, difiriendo, por tanto, el desarrollo del tipo bolonés del parisino. Los principales estudios en Italia eran gramática, retórica y derecho, siendo este último enseñado en Roma, Pavía, Rávena y Bolonia como rama de las artes. Sin embargo, a principios del siglo XIV el derecho se convirtió en rama separada de estudios en Bolonia, debido a la influencia del letrado Irnerius y del canonista Graciano. De manera que de forma práctica y legal Bolonia se convirtió en el tipo de universidad laica y democrática, mientras que las especulativas y teológicas París y Oxford se convirtieron en modelos de escuelas clericales.

En Bolonia los estudiantes extranjeros se organizaron en naciones según el modelo de los gremios de la ciudad; pero a mediados del siglo XIII las corporaciones se habían convertido en las dos grandes universidades jurídicas de Citramontani y Ultramotani, dentro de las cuales las naciones continuaron siendo independientes. Esas dos universidades (Citramontani y Ultramontani), con sus dos rectores, existieron hasta el siglo XVI, mientras que la reducción de las ramas de Bolonia a una sola universidad tuvo lugar en una fecha anterior. Los profesores de derecho estaban al principio fuera de la universidad de Bolonia, no estando organizados en una corporación formal hasta la segunda mitad del siglo XIII, cuando pareció necesario presentar un equilibrio corporativo de profesores a la creciente fuerza de los estudiantes universitarios. Sin embargo, ya que los profesores eran escogidos por los estudiantes, que les pagaban en cooperación con la magistratura de la ciudad, estaban tan lejos de ser independientes que el rector scholarium era también rector studii y sujeto incluso a los profesores para su jurisdicción. A principios del siglo XIV los estudiantes de artes (incluyendo la medicina) formaron una tercera universidad junto a las otras dos y cuando, en 1360, Inocencio VI fundó un studium generale in theologia, los graduados de teología formaron una corporación, uniéndose sus estudiantes a la universidad de artes.

Gramática latina de Maximiliano Sforza, folio 13 verso
Primeras escuelas "generales".
En paralelo y a imitación de París, la universidad de Oxford se desarrolló en el siglo XII, siendo su peculiaridad que su canciller, como representante del obispo, era análogo al canciller en París y también ejercía las funciones de rector. Las principales "escuelas generales" hasta mediados del siglo XIII fueron Reggio, Módena, Vicenza, Padua y Vercelli en Italia y Orleáns y Angers en Francia, todas ellas escuelas primordialmente legales, siendo la Iglesia misma una gran institución legal. Cambridge, como su pariente Oxford, poseyó las cuatro facultades. Las escuelas de medicina se desarrollaron en Salerno y Montpellier, añadiendo esta última también en el siglo XIII las facultades de artes y derecho. Otro grupo de universidades fueron fundadas, sobre el modelo de París o Bolonia, por el papa o el príncipe secular o por ambos juntamente; a esta clase pertenecieron las instituciones en Palencia, Salamanca y Lisboa-Coimbra. Esas universidades, que eran nacionales más que internacionales, eran trece a finales de la Edad Media.

Italia tomó la dirección en la fundación de universidades, pero con la excepción de Nápoles (fundada con cuatro facultades por Federico II en 1224) y Roma (establecida para la teología y el derecho por Inocencio IV en 1224-45), todas deben su origen a las necesidades económicas y políticas de las municipalidades. Estuvieron dedicadas primero al derecho y luego a la medicina, contándose veinte durante este periodo. Toulouse, Francia, fue la primera universidad fundada sobre el modelo de París (1229) y su fundación por el papa llevó a la teoría de que ninguna universidad podía ser fundada sin sanción papal o de su corregente secular, la cabeza del Sacro Imperio Romano. A Toulouse le siguieron en el siglo XIV Aviñón, Cahors, Grenoble y Orange, más otras ocho en el siglo siguiente. La historia de las universidades alemanas comienza con la fundación de la universidad de Praga por Carlos IV en 1348, seguida por las de Viena (1365), Heidelberg (1386), Colonia (1388) y Erfurt (1392). En 1402 el obispo Johann de Egloffstein fundó la universidad de Würzburgo, pero no le sobrevivió, siendo permanentemente restablecida por el príncipe-obispo Julius en 1582 y en 1409 los landgraves de Turingia fundaron la universidad de Leipzig, mientras que la de Rostock lo fue en 1419. Fuera de los límites de Alemania, Praga y Viena inspiraron a los reyes de Polonia y Hungría a fundar las universidades menos fructíferas de Cracovia, Fünfkirchen y Ofen-Pest, mientras que los Países Bajos tuvieron su primera universidad en Lovaina en 1425. Un segundo período de fundaciones universitarias en Alemania comenzó en el siglo XV, inspirado por la solicitud de los príncipes deseosos de reflejar su poder supremo mediante la introducción del derecho romano más que mediante el amor al saber. A esta categoría pertenece Greifswald (1456), Friburgo (1457), Basilea (1460), Ingolstadt y Tréveris (1472), Tubinga y Maguncia (1477). Las últimas universidades medievales fundadas en Alemania fueron las de Wittenberg (1502) y Francfort sobre el Oder (1506). Fuera de Alemania se fundaron universidades en Upsala en 1477 y en Copenhague 1478, en St. Andrews en 1413, Glasgow en 1450 y Aberdeen en 1494.

Organización.
Las universidades alemanas estaban gobernadas por los profesores de las cuatro facultades, estando cada facultad encabezada por un decano y toda la universidad por un rector que era originalmente elegido por todos los profesores y estudiantes, pero posteriormente por los "profesores gobernantes" solamente. Los oficios rotaban semi-anualmente. Sólo las universidades del siglo XIV tuvieron "naciones" que incluían profesores así como estudiantes; pero las "naciones" desaparecieron en el siglo XV, aunque todavía retuvieron una existencia formal en Leipzig hasta 1830. Las universidades eran imposibles sin fundaciones generosas, derivándose sus ingresos a veces de la incorporación de una iglesia colegiata; los teólogos y juristas eran generalmente prebendarios eclesiásticos. El conjunto de profesores no era grande; de dos a cuatro teólogos, de tres a seis juristas, dos médicos y de veinte a treinta profesores de artes. Las clases y la residencia estaban en los "colegios" o edificios universitarios siempre que era posible y además de los asalariados, o profesores "gobernantes", había profesores no asalariados, procurando algunos de ellos la experiencia exigida para una ulterior promoción, y esperando otros un nombramiento asalariado.

Sala de coros de la universidad de Salamanca. Anónimo del siglo XVI
Sala de coros de la universidad de Salamanca.
Anónimo del siglo XVI
Instrucción y graduación.
Las clases públicas las impartían profesores asalariados, mientras que en los colegios y salones los profesores asalariados (públicos) y no asalariados (privados) se combinaban para instrucción privada, ya fuera para la preparación de los estudiantes más jóvenes para las clases o la repetición de clases previamente dadas públicamente. Las clases teológicas se basaban en las "Sentencias" de Pedro Lombardo, las jurídicas en el Corpus juris, las médicas sobre Hipócrates, Galeno y Avicena y las de artes sobre Aristóteles. Las clases se complementaban mediante disputaciones públicas y privadas. Estas eran obligatorias semanalmente en la facultad de artes, mientras que los profesores en las facultades superiores también estaban obligados a disputar en turno. Era necesario que los candidatos a graduarse participaran en disputaciones inaugurales públicas. Todo el curso de enseñanza estaba modelado para la capacitación para enseñar, de donde surgieron los grados de "maestro" y "doctor", siendo el primero preferido en Francia y el segundo en Italia. "Maestro" fue también sinónimo del posterior "profesor." Las universidades alemanas aceptaron ambos títulos, aunque "maestro" quedó finalmente restringido a la facultad de artes. Tras el período humanista el grado de máster en filosofía y letras quedó relacionado con el de doctor en filosofía, desapareciendo en el siglo XVIII. Originalmente las graduaciones de "maestro" y "doctor" se podían obtener sólo tras poseer las graduaciones inferiores de "bachiller" y "licenciado." Esta última, que denotaba originalmente sólo el intervalo antes de recibir permiso para asumir la insignia de doctor, evolucionó, en el siglo XVII, en un grado especial, ya que muchos se quedaban como licenciados para evitar las tasas necesarias para la promoción al doctorado. En la facultad de artes el licenciado nunca fue popular en el siglo XVIII y el grado de bachiller también desapareció de la mayoría de las universidades alemanas, siendo reemplazado por el testimonium maturitatis de instituto. La promoción a una titulación iba precedida por una disputa pública en la que el candidato tenía que demostrar su saber ante la universidad convocada, mientras que el grado de doctor se confería en una ceremonia. La posesión del birrete de doctor confería el privilegio de enseñar en cualquier universidad, pero esto degeneró pronto en un título vacío que meramente daba ciertas prerrogativas en la vida eclesiástica y civil, siendo incluso posteriormente vendido, aunque los doctores bullati nunca fueron reconocidos por las universidades. En virtud de sus derechos corporativos, las universidades quedaron investidas para escoger sus propios profesores, hacer y ejecutar sus propias leyes, tanto en asuntos civiles como criminales, y administrar sus bienes. Los profesores estaban exentos de deberes civiles e impuestos y los doctores estaban equiparados a los nobles, lo que se debió probablemente a los juristas, una vez que tomaron el control de la administración del Estado con la introducción del derecho romano.

Estudiantes.
Salvo en las universidades más antiguas, donde afluían miles de estudiantes, la mayoría de las universidades alemanas estaban obligadas a contentarse con unos cientos de estudiantes. Los primeros estudiantes fueron principalmente clérigos, no siendo hasta casi el final de la Edad Media, cuando comenzó la actividad jurídica, que los laicos procuraron la educación universitaria. La facultad de artes era naturalmente la más grande y aunque al principio la facultad teológica parece haber sobrepasado a la jurídica, esas condiciones cambiaron desde el siglo XV en adelante. La facultad médica no fue importante en Alemania hasta el siglo XIX. La facultad filosófica se convirtió posteriormente en la universidad propiamente dicha, siendo las otras facultades meramente escuelas técnicas. No se requería ninguna preparación especial para la matriculación en la Edad Media; los estudiantes comenzaban sus carreras universitarias, con una preparación muy desigual, a la edad de 15 años o incluso antes y toda su vida era rígidamente monástica. Asistían a dos o tres clases diariamente, seguidas por repeticiones privadas, ejercicios y disputaciones. Las clases en las facultades superiores las daban gratuitamente profesores asalariados, siendo sólo en la facultad de artes que, hasta comienzos del siglo XVI, se exigieron tasas especiales para las clases individuales y los ejercicios. Los cobros por tutoría en el sentido moderno eran desconocidos.

El cardenal y el doctor, grabado de Ugo da Carpi.
Biblioteca del Congreso, Washington
Fundaciones post-Reforma.
La organización escolástica de las universidades medievales se vio sacudida por el humanismo y destruida por la Reforma, reconstruyéndoe por el lado protestante por Melanchthon y por el lado católico por los jesuitas. Las universidades de Wittenberg, Erfurt, Tubinga, Heidelberg, Basilea, Leipzig, Francfort, Greifswald, Rostock, Copenhague y Upsala se convirtieron en protestantes, surgiendo nuevas instituciones con la Reforma y la Contrarreforma. Las fundaciones protestantes fueron las de Marburgo (1527), Königsberg (1544), Jena (1558), Estrasburgo (1566; academia hasta 1621), Helmstedt (1576) y Altford (1578; academia hasta 1623); las católicas fueron Dillingen (1554), Braunsberg (1565), Olmütz (1574), Würzburgo (1582) y Graz (1586). Establecimientos reformados se fundaron en Herborn en 1580, en Ginebra y Lausana en Suiza (ambos en 1536) y en Leiden (1575) y Franeker (1585) en los Países Bajos. Una cuarta universidad se fundó en Edimburgo en 1583 y en 1591 se fundó la universidad católica de Dublín. En Italia los jesuitas fundaron en Roma la famosa universidad gregoriana en el colegio Romano y la primera institución del saber en las Américas fue la universidad católica de Lima (1551). En el siglo XVII se fundó Giessen en 1607 y Rinteln en 1621 en protesta luterana contra Marburgo, que se había hecho reformada, mientras que los católicos fundaron la universidad benedictina de Salzburgo (1662), las academias jesuitas de Paderborn (1615), Molsheim (1618), Osnabrück (1630; destruida por los suecos tres años más tarde) y Bamberg (1648) y la universidad nacional húngara de Tyrnau (1635; trasladada a Ofen-pest en 1777-83, actual universidad de Budapest). Los suecos fundaron la universidad livonia de Dorpat en 1632 y la universidad finlandesa de Abo en 1640, mientras que los reformados holandeses añadieron las universidades de Groningen (1614), Utrecht (1636) y Harderwijk (1648). La primera universidad norteamericana fue la de Harvard (1636). Con la Guerra de los Treinta Años la fundación de las universidades denominacionales prácticamente acabó, aunque los protestantes fundaron Duisburg (1655; reformada), Kiel (1665) y Lund (1666) y los católicos Innsbruck (1672).

Cambios debidos al humanismo y la Reforma.
La organización de las universidades permaneció esencialmente sin cambios. Al mismo tiempo, el humanismo obtuvo un reconocimiento además del aristotelismo y en las instituciones protestantes el escolasticismo fue suplantado por los sistemas de teología luterano o calvinista. Los profesores de la facultad de artes estaban ahora pagados, en gran parte por la propiedad secularizada de la Iglesia. Cada "profesor público" estaba obligado a enseñar tres o cuatro veces a la semana, siendo su tarea complementada mediante dura institución privada. La vida monástica de los estudiantes cesó, aunque donde no había institución preparatoria relacionada con la universidad, cada joven estudiante tenía que escoger un tutor que supervisara sus estudios y carácter, siendo éste el origen de los posteriores docentes privados. En la segunda mitad del siglo XVI las clases públicas dieron paso, en gran medida, a las clases privadas para las que se requería un pago. Durante este y los siguientes siglos las universidades perdieron su carácter internacional, mientras que sus facultades quedaron obligadas a suscribir la norma denominacional de la universidad para poder asociarse. Por motivos políticos, religiosos y económicos las universidades pasaron al control del Estado, aunque sus derechos corporativos y autonomía quedaron sin cambiar. Las universidades protestantes procuraron dar a sus estudiantes preparación práctica para el ministerio, mientras que las católicas dejaron esa tarea a los seminarios y confiaron sus facultades a la defensa escolástica de la antigua fe y a polemizar contra la Reforma. Por tanto, las instituciones protestantes se vieron obligadas a subordinar los estudios bíblicos a la dogmática, siendo el resultado una intensificación del antagonismo religioso y el estallido de la Guerra de los Treinta Años. Con la terminación de la lucha desapareció también el interés por la controversia teológica. Spener y Francke recuperaron para la teología el estudio de la Biblia y el cristianismo práctico en la universidad; el derecho nacional recibió reconocimiento además del romano; las ciencias naturales, las matemáticas y la filosofía moderna se convirtieron en las grandes protagonistas del momento. El alemán sustituyó al latín en las clases y las universidades alemanas se convirtieron en el hogar de una cultura literaria general que nunca antes habían conocido. La influencia francesa era también activa, para especial ventaja de los juristas, cuya facultad era ahora la de vanguardia en detrimento de la de teología.

Siglo XVIII.
El innovador del nuevo estado de cosas fue Thomasius, quien, con Francke, dejó su sello sobre la universidad de Halle (1693), hasta que esta institución cedió su prestigio a Gotinga (1734). A este periodo de transición hasta el período de la Ilustración pertenece la fundación de la universidad protestante de Erlangen (1743), así como de la última universidad jesuita en Alemania, Breslau (1702), y la academia de Fulda (1734). En América se fundó Yale en New Haven (1701), mientras que en 1721 los dominicos fundaron una universidad católica en La Habana. Con el racionalismo del reinado de Federico el Grande las universidades cesaron de transmitir el saber, creyéndose llamadas a crearlo. La teorización filosófica sin restricciones recibió su primera sanción en Halle. Las universidades ya no eran organismos denominacionales para el beneficio de la Iglesia nacional; los profesores no teológicos quedaron dispensados de suscribir los credos (en Giessen, por ejemplo, el 31 de octubre de 1777) y hacia finales del siglo XVIII la ley prusiana las reconoció como instituciones de un Estado laico. El movimiento se difundió desde el norte protestante al sur católico. A los jesuitas se les acusó de ir por detrás de los tiempos y hacia mediados del siglo los cursos de estudios fueron radicalmente revisados en Ingolstadt y Viena. Würzburgo, Tréveris, Maguncia y Erfurt siguieron su ejemplo; sólo Colonia permaneció fiel al pasado. La línea de esta última, mientras Erfurt, Maguncia y Tréveris gozaron de un corto avivamiento, sería sustituida por la racionalista universidad católica de Bonn en 1777. Una nueva universidad católica se fundó, en la línea más conservadora, en Münster en 1773, mientras que José II fundó una universidad alemana, desautorizada por el papa, en Lemberg en 1781. En Francia, durante este periodo, las facultades teológicas fueron sustituidas por seminarios episcopales respaldados por el concilio de Trento, mientras que las facultades de artes, divorciadas de la teología, se convirtieron en colegios correspondientes a los institutos alemanes, por lo que la universidad propiamente comprendió sólo las escuelas técnicas de medicina y derecho. La Revolución suprimió oficialmente todas las universidades. En Inglaterra las antiguas universidades preservaron su organización medieval colegial. La ignorancia al este de Alemania prevaleció, a pesar de los esfuerzos de Pedro el Grande y sus sucesores. De hecho Moscú fue fundada en 1755, pero Dorpat quedó silenciada durante cien años, volviendo a ver la luz a principios del siglo XIX. En Norteamérica el siglo XVIII vio la fundación de Princeton (1746), Pensilvania (1749), King College (1754; actual universidad de Columbia) y Rhode Island College (1763; actual universidad Brown).

Siglo XIX; Alemania.
Los comienzos del siglo XIX estuvieron controlados por los efectos de la Revolución Francesa; no sólo esta convulsión derribó todas las universidades francesas, sino también Tréveris, Maguncia, Bonn y Colonia. En 1794 Stuttgart fue incorporada a Tubinga y la secularización sucesivamente destruyó las universidades de Fulda (1802), Bamberg (1803), Duisburg (1806), Altdorf y Dillingen (1809), Salzburgo, Rinteln y Helmstedt (1810), Erfurt (1816), Münster y Paderborn (1818). Francfort quedó incorporada con Breslau en 1811 y Wittenberg con Halle en 1815. Ingolstadt fue trasladada, bajo influencias racionalistas, a Landshut en 1800 y en 1826 se convirtió en la universidad de Munich. Prusia, por otro lado, recibió dos nuevas universidades: Berlín (1809-10) y Bonn (1818). Esta última, igual que Breslau, tuvo tanto una facultad teológica católica como protestante. Tubinga recibió igualmente una facultad teológica católica en 1817. En lugar de la suprimida universidad episcopal en Münster el Estado fundó una academia católica con facultades teológicas y filosóficas, que fue restaurada al rango de universidad por la adición de una facultad legal. Una institución semejante se fundó por el Estado en Braunsberg, mientras que tras la guerra franco-prusiana se fundó la universidad de Estrasburgo (1872), que, con Breslau, Bonn y Tubinga, recibió una facultad teológica católica.

El continente e Inglaterra.
En Austria algunas universidades, como las de Graz e Innsbruck, que habían sido hechas liceos con la reforma de José II, fueron restaurados a su rango anterior; en 1875 se fundó la universidad de Czernowitz, mientras que en 1882 la universidad de Praga se dividió en una sección alemana y otra checa. En 1882 Hungría recibió su segunda universidad nacional en Klausenburg. En 1832 y 1834 las antiguas escuelas de Zurich y Berna fueron hechas universidades suizas alemanas además de la antigua universidad de Basilea, mientras que en la Suiza francesa las academias calvinistas de Ginebra y Lausana fueron transformadas en universidades en 1873 y 1891. Napoleón I combinó en Francia toda la educación en el enorme organismo de la universidad de Francia, pero desde 1896 la tercera República restauró las universidades individuales según el modelo alemán, Aachen, Besançon, Burdeos, Caen, Clermont-Ferrand, Dijon, Grenoble, Lille, Lión, Marsella, Montpellier, Nancy, París, Poitiers, Rennes y Toulouse. En Inglaterra la universidad de Durham se fundó en 1832, seguida en 1836 por la de Londres, que fue sólo un organismo examinador hasta 1903, cuando se convirtió también en organismo docente, siguiendo un patrón similar la universidad de Gales después de 1893. En el siglo XIX España poseía las siguientes universidades, algunas de ellas con varios siglos de antigüedad: Barcelona, Granada, Madrid, Oviedo, Salamanca, Santiago, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza. Italia tenía universidades en Bolonia, Cagliari, Camerino, Catania, Ferrara, Génova, Macerata, Messina, Módena, Nápoles, Padua, Palermo, Parma, Pavía, Perugia, Pisa, Roma, Sassari, Sienna, Turín y Urbino. En Noruega se fundó la universidad de Christiania en 1811, mientras que Bélgica recibió las instituciones de Gante en 1816, Lieja en 1817 y Bruselas en 1834, fundándose también en Holanda una universidad en Ámsterdam en 1876.

Otras fundaciones.
Durante el siglo XIX se fundaron universidades por todo el mundo. En Rusia las instituciones en Jarkow, Kazán, Varsovia, San Petersburgo, Kiev, Odesa y Tomsk, mientras que en la península balcánica se fundó la universidad de Atenas en 1837, siguiendo las instituciones en la segunda mitad del mismo siglo en Jassy, Bucarest, Belgrado y Sofía. Incluso Turquía fundó una especie de universidad en Constantinopla en 1900. En la India se fundaron universidades en Madras en 1857 y en Lahore en 1882. En las Filipinas la escuela dominica que existió durante siglos se convertió en la universidad de Manila en 1857. Japón poseyó una universidad en Tokio desde 1886 y en Kyoto desde 1895; a la vez había universidades australianas en Sydney (1850) y Melbourne (1853). En Canadá se puede hacer mención de las universidades de Montreal y Toronto. En Sudamérica se fundó la universidad de Montevideo en 1849 y la República Argentina también poseyó una en Buenos Aires. Hay que hacer mención de la academia francesa en Argel (1879), la escuela musulmana de Al-Azar en El Cairo (1896) y la universidad del Cabo de Buena Esperanza (1873), aunque ésta, al igual que las universidades en la India, era sólo un organismo examinador.

Tipos de universidades americanas.
Las universidades de Estados Unidos presentan las más diversas formas de organización, pudiendo dividirse a grandes rasgos en tres clases, según los fundamentos de control. (1) Universidades estatales, que están controladas en última instancia por los gobiernos de cada Estado, aunque el control directo recae generalmente en una junta, cuya membresía puede ser por elección o nombramiento, según la ley de cada Estado particular. Las universidades estatales, especialmente de los Estados occidentales, son una parte vital del sistema público, sobre el que ejercen una influencia creciente. Ejemplos típicos son las universidades de Michigan, Illinois, Wisconsin y California. (2) Universidades quasi-públicas, que están controladas por juntas, generalmente vitalicias, para cuya membresía en teoría al menos, son elegibles todos los hombres de reputación. De este tipo son la mayoría de las antiguas fundaciones en los Estados orientales (por ejemplo, Harvard, Yale y Princeton), donde las universidades controladas por el Estado nunca han tenido gran importancia. En muchos casos el alumnado tiene representación compartida en el control de este tipo de universidad. (3) Universidades denominacionales, que por sus constituciones están controladas por órganos religiosos organizados o que imponen alguna cualificación religiosa para la membresía en la junta legal de control. En ese tercer grupo estaría la universidad de Chicago, la universidad Brown y las universidades católicas, representando las tres diferentes formas de control religioso.

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638