en la web en la Biblia
 
           
Animalismo y humanitarismo
Wenceslao Calvo (18-07-2016)
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Artículos de opinión Ver más Artículos de opinión
 

Animalismo y humanitarismo

La sensibilidad hacia los animales ha tomado tal auge en España que hasta existe un partido animalista, cuya enseña es la defensa de la vida y dignidad de los animales, partido que ha estado cerca de obtener un escaño en el congreso en las recientes elecciones. Los adeptos de esta persuasión luchan en todos los frentes donde perciben que algún tipo de daño se está cometiendo contra sus defendidos y así asistimos a que todo lo que tenga que ver con el toro es tarea prioritaria erradicarlo. Pero no solamente contra los espectáculos taurinos van dirigidos sus esfuerzos sino también contra cualquier forma en la que cualquier animal pueda tener sus derechos cercenados o ser objeto de explotación y abuso. Su sensibilidad llega hasta el extremo de que la mera exhibición de un animal está también bajo el punto de mira.

Por ejemplo, en la última cabalgata de Reyes celebrada en Madrid no sólo no había caballos ni camellos para transportar a los magos, sino que tampoco hubo ocas ni patos, que dieran una nota pintoresca en el recorrido, como otros años. Los que trabajan en los circos tienen sobre su cabeza una espada de Damocles, ya que el uso de elefantes, leones, focas u otra fauna, para entretener al público, también es considerado maltrato animal. Los dueños de establecimientos donde se venden mascotas no saben cuál será su futuro, porque exhibir peces en esos recipientes llamados acuarios o pájaros en las jaulas está igualmente bajo sospecha, al ser un acto perjudicial contra peces y pájaros. Recientemente la aparición de un buey durante unos minutos en una obra de teatro en Madrid, para ilustrar la adoración del becerro de oro, levantó una fuerte oleada de protestas, aunque el animal estaba todo el tiempo de su “actuación” inmóvil y sin que nadie le tocara.

la aparición de un buey durante unos minutos en una obra de teatro en Madrid, para ilustrar la adoración del becerro de oro, levantó una fuerte oleada de protestas, aunque el animal estaba todo el tiempo de su “actuación” inmóvil y sin que nadie le tocara

Llegados a este punto habría que preguntarse si la simple posesión de animales no podrá ser considerada un delito, ya que la misma noción de posesión indica que alguien es dueño y alguien vasallo, lo cual establece una jerarquía de dominio por la que una parte ejerce su voluntad sobre la otra, lo que supone una violación de la libertad. ¿Podrán los ganaderos tener ovejas o vacas, habida cuenta de que se aprovechan de ellas para extraer la leche de sus ubres? ¿No podría ser considerado algo así un atropello a los derechos de esos animales? ¿Y cómo beber luego de ese alimenticio líquido, sabiendo que procede de tan vil acto? Claro que para qué pensar en comer carne, si necesariamente el animal ha tenido que ser sacrificado previamente, lo cual es quitarle la vida, que es mucho peor que exhibirlo en un circo o en una tienda de mascotas. Tal vez habrá que cerrar todas las carnicerías, pollerías, charcuterías, etc., por el espectáculo poco edificante que presentan ante nuestros ojos y de paso denunciar a sus dueños como traficantes de órganos de animales. Si los dueños de los circos son explotadores ¿qué no serán los carniceros, polleros y charcuteros?

Pero lo que resulta escandaloso es que mientras se produce todo este despliegue de sensibilidad hacia los animales, existe, a la vez, todo un silencio de insensibilidad e indiferencia hacia aquellos seres humanos que, en proceso de nacer, están abocados al exterminio. Cien mil al año en España. Da escalofríos pensar que vivimos en un tiempo y en un entorno que se pregunta por el sufrimiento de un pez en un acuario y toma medidas para evitarlo y al mismo tiempo se ignora el sufrimiento de un ser humano no nacido al liquidarlo sin contemplaciones. Hasta qué punto se han deteriorado las nociones, hasta qué punto se han invertido los términos, que en la escala de valores se tiene en cuenta lo animal y se pasa por alto lo humano. Pero si se puede hacer eso con un ser humano ¿qué argumento puede impedir que se lidie un toro? ¿Valdrán los razonamientos para aniquilar a un ser humano y no valdrán los argumentos para matar a un toro? O dicho de otra manera ¿defender la vida del no nacido es condenable y defender la vida del animal es loable? Y si se lucha por lo segundo ¿por qué no se lucha por lo primero? ¿Vale más la vida de un animal que la de un ser humano?

Colar el mosquito y tragar el camello bien podría aplicarse a esta doble vara de medir el valor de la vida. Vida intocable si se trata de animales; vida desdeñable si se trata de seres humanos no nacidos. Si el animalismo se yergue por encima del humanitarismo es porque estamos ante otra desviación aberrante de la imaginación del hombre, que se inclina por valorar a los extraños y por despreciar a sus semejantes.

Fotografía: María Calvo

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638