en la web en la Biblia
 
           
1 Corintios
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento Ver más Un paseo por el Nuevo Testamento
 

Pablo en su escritorio de Rembrandt

Contenido

El contenido de 1 Corintios se puede dividir en cinco partes:

Condenación de las facciones en la iglesia (1:1-4:21).
Tras una breve introducción en 1:1-9 el apóstol alude a las divisiones de las que ha tenido noticia entre los corintios (1:11-12). Al hacerlo señala que su conducta está libre de espíritu partidista, que es opuesto al evangelio y prohibido por el carácter de Cristo (1:13-31). Además recuerda a los corintios que su predicación estuvo exenta de toda tendencia que se gloríe en la sabiduría del hombre, porque el evangelio es el mensaje de la sabiduría divina, revelada por el Espíritu y entendida sólo por el Espíritu; el espíritu diluyente malinterpreta la naturaleza del ministerio (2:1-3:23). Concluye su argumento mostrando su propio ejemplo (4:1-21).

Necesidad de disciplina en la iglesia (5:1-6:20).
Exhorta a los corintios a excomulgar a la persona incestuosa (5:1-13), a desistir de pleitear entre sí ante los incrédulos (6:1-11) y a huir de la fornicación (6:12-20).

Respuestas a preguntas de la iglesia (7:1-14:39).
Aquí hay una disertación sobre la legitimidad del matrimonio y sus deberes; instrucciones sobre los matrimonios mixtos y un consejo apostólico a los solteros (7:1-40). Luego sigue una discusión sobre la libertad cristiana en la participación de las comidas ofrecidas a los ídolos, en la que debe gobernar el amor, debiendo ser precavidos en cualquier participación de prácticas idolátricas. El apóstol ilustra este principio ampliamente mostrando su propio ejemplo (8:1-11:1). Tras ello se ocupa del lugar de la mujer en las asambleas de la iglesia y la correcta participación en la mesa del Señor (11:2-34). Finalmente considera los dones espirituales en la congregación; su fuente y diversidad, sus funciones, la superioridad del amor sobre los dones y el de profecía sobre el de hablar en lenguas, con directrices sobre el orden en el culto.

Enseñanza sobre la resurrección (15:1-58).
El apóstol muestra que la resurrección de Cristo es un artículo esencial del testimonio apostólico y señal de nuestra resurrección, respondiendo a varias objeciones, describiendo la naturaleza de la resurrección y la victoria final sobre la muerte.

Conclusión (16:1-24).
En este capítulo el apóstol propone a los corintios la colecta para los santos en Jerusalén, solicita una buena recepción para Timoteo y termina la carta con recomendaciones finales y saludos.

Características

Esta carta es la más completa de todos los escritos de Pablo. Es tan larga como la de Romanos y contiene el mismo número de capítulos, pero mientras esa carta trata sistemáticamente un solo tema, la de 1 Corintios trata una gran variedad de temas, tales como el espíritu partidista, la disciplina eclesiástica, el matrimonio y el celibato, la libertad cristiana, el lugar de la mujer en la iglesia, la importancia y uso de los dones y la resurrección de los muertos. Trata esos temas de manera ordenada, tomando primero las acusaciones contenidas en el informe de los de la casa de Cloé y respondiendo luego a las cuestiones que le fueron planteadas en la carta enviada por los corintios.

Junto a esa característica va ligada otra, esto es, que esta carta es la más práctica de todas las de Pablo. Nos muestra, como ningún otro escrito del Nuevo Testamento, las asechanzas y trampas, las dificultades y tentaciones a las que una iglesia, que ha surgido del paganismo y está localizada en una perversa ciudad, está expuesta. Muchos de los problemas que enfrenta esa iglesia son recurrentes en las iglesias urbanas. Tan importante como es Romanos para la instrucción en la doctrina cristiana es 1 Corintios para el estudio de cómo una iglesia enfrenta los desafíos de estar en el mundo.

La iglesia en Corinto

Mapa del Nuevo Testamento - Corinto
Una vez que Pablo dejó Atenas en su segundo viaje misionero, llegó a Acaya, a Corinto, ciudad situada en el istmo del Peloponeso, entre los mares Jónico y Egeo. No era la vieja Corinto, que había sido destruida por Mumio el año 146 a. C. sino la Corinto reconstruida por César cien años después, que había crecido rápidamente en fama y ahora tenía una población de entre 600.000 y 700.000 habitantes, consistente de romanos, griegos, judíos y gentes de otras nacionalidades atraídas por las ventajas comerciales de la ciudad. El este y el oeste se encontraban allí y pronto se convirtió en el mercado del mundo, donde la pobreza más miserable cohabitaba con la riqueza más suntuosa. Y con el incremento de la riqueza y el lujo apareció la comodidad y el libertinaje. La sabiduría mundana y la degradación moral iban de la mano. En el Acrocorinto, el templo de Venus, había mil mujeres dedicadas a los servicios sexuales de la diosa. La inmoralidad corintia se convirtió en un refrán y la expresión ‘vivir como un corintio’ era indicativa de gran desvergüenza.

A esta libertina ciudad se dirigió el apóstol el año 52. Entristecido en espíritu por pasadas experiencias, comenzó sus labores en la sinagoga, predicando a los judíos; pero cuando se le opusieron se volvió a los gentiles y les enseñó en la casa de un tal Justo. Crispo, el dirigente de la sinagoga, fue uno de sus primeros convertidos y muchos otros creyeron y fueron bautizados (Hechos 18:1-8). Animado por una visión comenzó un ministerio de año y medio en esa ciudad. Los judíos, llenos de ira, le llevaron ante Galión, procónsul de Acaya, pero no consiguieron que éste atendiera la acusación. Tras este suceso, trabajó durante largo tiempo en Corinto y el territorio adyacente, fundando la iglesia en la ciudad (Hechos 18:18; 1 Corintios 1:1).

Con toda seguridad la iglesia estaba compuesta mayormente de gentiles, lo que se desprende del relato en Hechos 18 y de un estudio de la carta (12:1). Pero en la iglesia también había judíos, como se deduce de Hechos 18:8; 1 Corintios 1:12; 12:13. La mayoría de los miembros eran de las clases más pobres (1:26), pero también estaba Crispo, el principal de la sinagoga (Hechos 18:8; 1 Corintios 1:14), Erasto, tesorero de la ciudad, y Gayo, anfitrión de Pablo (Romanos 16:23), y varios otros que estaban en circunstancias más favorables, por lo que se deduce de 1 Corintios 11:21,22.

En cuanto a la complejidad de la iglesia lleva el sello de su entorno. Había un superficial intelectualismo, acompañado de un partidismo que era la inveterada maldición de los griegos. Una laxa moral e indecorosa conducta manchaba su vida. Se abusaba de la libertad cristiana y se toleraban las prácticas idolátricas. Incluso los dones del Espíritu Santo daban pie a la vanagloria y una falsa espiritualidad llevaba, por un lado, a la indiferencia hacia el pecado corporal y por otro a negar la resurrección corporal. Pero también había cosas encomiables en la iglesia de Corinto. Las relaciones sociales entre los corintios ya habían experimentado un cierto grado de elevación y santificación por el Espíritu Santo, la iglesia era rica en dones espirituales y estaba dispuesta para compartir con los santos pobres en Jerusalén.

Las divisiones en Corinto merecen una reflexión, ya que son tan prominentes en la carta. Había cuatro facciones en la iglesia, cada una con su lema (1:12). Unos decían 'yo soy de Pablo'; al haber sido la iglesia fundada por él parecía que la lealtad al apóstol se había convertido para este grupo en una enseña determinante de autenticidad. Otros decían 'yo soy de Apolos', maestro destacado por su elocuencia (Hechos 18:24) y por tanto favorito de los más cultos en la congregación. Otros decían 'yo soy de Cefas', que pudieran ser judíos conservadores amantes de las decisiones del concilio de Jerusalén. Y otros decían 'yo soy de Cristo', que, aunque en principio es una declaración correcta, si se hace en un espíritu de superioridad espiritual respecto a los otros grupos no es más que otro lema partidista.

Composición

La carta surgió a consecuencia de los informes que Pablo había recibido de Corinto y por una serie de preguntas que los corintios le plantearon. Los de la casa de Cloé le hablaron de las divisiones en la congregación (1:11) y del desorden moral que era tolerado en la iglesia (5:1). Además la iglesia le había enviado una carta, probablemente por mano de Estéfanas, Fortunato y Acaico (16:17), pidiendo al apóstol su parecer sobre diversas materias, como el matrimonio (7:1), la comida ofrecida a los ídolos (8:1), la conducta apropiada en la iglesia (11:2), el uso de los dones espirituales (12:1) y sobre la doctrina de la resurrección (15).

El propósito de la carta es doble. En primer lugar el apóstol desea apagar el espíritu partidista que se había apoderado de la iglesia y corregir los otros males que la acechaban, tales como el incesto y las irregularidades que desacreditaban sus ágapes que culminaban en la Cena del Señor. En segundo lugar su objetivo era dar a la iglesia, batallando con tentaciones y perpleja por muchas cuestiones difíciles, mayor enseñanza respecto a lo preguntado por ellos en su carta.

El lugar donde la carta fue escrita, Éfeso, se menciona en 16:8, lo cual nos ayuda a determinar el tiempo de su composición. La única estancia de Pablo en Éfeso está descrita en Hechos 19. Si los cálculos cronológicos son correctos él llegó allí el año 54 y se fue el año 57. Según 1 Corintios 16:8 escribió la carta al final de su ministerio en Éfeso, antes de Pentecostés del año 57.

Hay que reseñar que antes de esta carta el apóstol escribió otra a los corintios, de lo cual da testimonio en 5:9, carta que se ha perdido.

Importancia

En la carta a los Romanos hay una exposición del camino de salvación, teniendo en cuenta el carácter forense de los romanos; en esta carta se expone ese camino teniendo en cuenta a los filosóficamente inclinados griegos. Muestra claramente que el camino de la sabiduría humana no es el camino de la vida, una valiosa lección para la Iglesia de cualquier época. Pero hay otro aspecto de valor permanente en la carta, al contener la doctrina de la cruz en su dimensión social. En ella vemos a la Iglesia de Dios en el mundo, con todo su brillo y espectáculo, tentaciones y peligros, errores y delitos, enseñándosenos a aplicar los principios de la fe a las diversas relaciones de la vida, tal como existen en el bullicio de una gran y perversa ciudad.

TABLA CRONOLÓGICA DE LOS DOCUMENTOS DEL NUEVO TESTAMENTO
Fecha Emperador Mateo Marcos Lucas Juan Pablo Desconocido Santiago Pedro Judas
53 Claudio 1 y 2 Tesalonicenses
56 Nerón Filipenses
57 1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
58 Romanos Carta
61 Colosenses
Efesios
Filemón
63 Evangelio
64 1 Carta
65 Hechos 1 Timoteo
Tito
66 Evangelio 2 Carta
67 Evangelio 2 Timoteo Hebreos Carta
95 Domiciano Apocalipsis
98 Trajano Evangelio
Cartas

CRONOLOGÍA DE LA VIDA DEL APÓSTOL PABLO
Fecha Suceso
37 Conversión de Pablo
40 Primera visita a Jerusalén
44 Comienzo de su obra en Antioquía
45-48 Primer viaje misionero
50 Delegado en el concilio de Jerusalén
51-53 Segundo viaje misionero
54-58 Tercer viaje misionero
58-60 Preso en Jerusalén y Cesarea
61 Llegada a Roma
61-63 Primer encarcelamiento en Roma
63-67 Periodo entre el primer y segundo encarcelamiento
67 o 68 Segundo encarcelamiento y martirio
© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638